¿De dónde procede el Yoga que conocemos hoy en día?

Hatha Yoga, Vinyasa Yoga, Vinyasa Flow, Yoga Restaurativo, Power Yoga… Una de las preguntas más recurrentes cuando alguien se interesa por nuestras clases o cursos es: ¿qué estilo de yoga es éste? ¿en qué se diferencia de lo que ya conocía…? Hoy comparto este post acerca del origen del Yoga tal y como lo conocemos hoy en día así como lo que podríamos llamar la evolución del yoga contemporáneo. Espero que te guste, que aprendas algo nuevo y sobre todo ¡que te aclare cualquier duda que pudieras tener!

 

Hatha Yoga es un término general para definir cualquier sistema de Yoga que involucre cuerpo, respiración y mente. Hatha Yoga tiene como objetivo equilibrar los elementos “solares” y “lunares” en el cuerpo, promoviendo la conciencia corporal, la flexibilidad, la concentración mental y el bienestar general.  La secta de los Nath es un linaje muy importante para la propulsión del Hatha Yoga. Se considera Matsyendra Natha (900 d.C) como el fundador de dicho linaje y el primer gurú del Hatha Yoga. Goraksha Natha fue el discípulo de Matsyendra. Los textos “Hatha Yoga Pradripika” (Swami Swatmarama, s. XIV), “Gheranda Samhita” (s. XVII)y “Shiva Samhita”  (s. XVIII) incluían ya algunas Asanas, sobre todo posturas de sentado.  Por ejemplo la Serie de Rishikesh (o Serie de Sivananda) es un gran ejemplo de este Hatha Yoga. La Serie se sigue practicando tal y como las presentó originalmente Swami Sivananda en 1936 y debe su nombre a que se desarrolló en la ciudad de Rishikesh, en los Himalayas, donde se comenzó a impartir.

 

Vinyasa es un estilo dinámico y fluido que evoluciona a partir del tradicional Hatha Yoga y del linaje de Krishnamacharya de Vinyasa Krama, Ashtanga y Viniyoga. En Vinyasa el énfasis está en la respiración conectada al movimiento de las posturas que proporciona un hilo de atención desde el principio hasta el final de la práctica, promoviendo la estabilidad y la flexibilidad.

Krishnamacharya (1888-1989) es considerado el padre del Hatha Yoga Moderno. Enseñó durante más de 60 años y con él estudiaron numerosos alumnos, algunos de los cuales continuaron sus enseñanzas de manera más o menos sistematizada o integral, algunas de las cuales han llegado a ser conocidas como “estilos” de yoga:

  • Ashtanga Vinyasa: era el Yoga que Krishnamacharya enseñaba en el Palacio de Mysore (años 30) y que fue popularizado por Pattabhi Jois después.  Ashtanga se caracteriza por la secuenciación precisa de las asanas (el orden en que se practican), el vinyasa de Surya Namaskar entre postura y postura, así como los vinyasas drishti (mirada) precisas para entrar y salir de cada postura. Es característico de Ashtanga la práctica estilo Mysore (auto-práctica), en el que los alumnos practican la secuencia, que van aprendiendo gradualmente desde su primera clase, cada uno a su ritmo y a su nivel, mientras los profesores dan indicaciones y ajustes a nivel individual, añadiendo nuevas posturas a la práctica del alumno en el momento en que consideran adecuado.
  • la enseñanzas de Iyengar: Iyengar era el cuñado de Krishnamacharya  y fue su alumno durante un par de años en la misma época de Mysore en la que Krishnamacharya enseñaba Ashtanga, sin embargo, debido a su estado de salud a él le propuso una práctica más intensiva y severa. “Iyengar Yoga” es el método de yoga que practican aquellos que siguen la enseñanza del maestro B.K.S. Iyengar, en el que las posturas mantienen un tiempo determinado con precisa e intensa atención a los ajustes verbales y manuales,  con la ayuda a veces de soportes e instrumentos.
  • las enseñanzas de Indra Devi: Indra Devi fue la primera mujer, además occidental, en ser admitida por Krishnamacharya como alumna. Aunque era la misma época en la que Krishnamacharya enseñaba Ashtanga a Pattabhi Jois y a Iyengar, a Devi le proponía practicar de una manera más suave, combinando pranayama y asanas, y adaptando las posturas a las limitaciones personales. Devi siempre mantuvo sus enseñanzas en este estilo suave usando el principio de las secuencias de Krishnamacharya. Devi agregó, además, un aspecto devocional a su trabajo que llamó Sai yoga en referencia a otro de sus maestros que más le influyó (Sai Baba).
  • Viniyoga:  en 1950 tuvo que cerrar su sala en el Palacio de Mysore y con 60 años se vio en la situación de tener que empezar de nuevo. En esta época enseñó también a su propio hijo Desikachar, caracterizándose especialmente por adaptar la práctica a las limitaciones individuales del practicante, variando la duración, frecuencia y las secuencias en las asanas con propósitos terapéuticos o para progresar y refinar las posturas. Desikachar continuó esta linea de trabajo de su padre. Viniyoga se caracteriza por la repetición de los vinyasas entre posturas y dentro de las posturas, y sobre todo por personalizar la práctica de acuerdo a las necesidades individuales e incluso terapéuticas del practicante.
  • Vinyasa Krama: hace referencia al principio de progresión y secuenciación en la práctica (vinyasa krama), y también es el nombre de la práctica que Srivatsa Ramaswami transmite según se lo enseñó su maestro Krishnamacharya durante 30 años, se caracteriza por el número de movimientos que acompañados de la respiración apropiada te llevan a un asana principal, a las variantes y contraposturas de ese asana principal, así como por la secuencia progresiva y gradual de asanas.

 

Vinyasa, Hatha Vinyasa o Hatha Vinyasa Flow es un término que usamos cada vez más en referencia a las prácticas que integran la evolución del Yoga Moderno de Krishnamacharya, y que puede incluir prácticas y series más o menos dinámicas, con más o menos repetición de vinyasas para entrar en las posturas, para permanecer en las posturas, o para entrar y salir repitiendo las transiciones, en función de la intención de cada práctica, incluso algunas posturas se mantienen más tiempo en completa quietud. Vinyasa Contemporáneo es un término que considero es capaz de englobar la espectacular evolución del Yoga en los últimos años en Occidente, especialmente en América, donde se han ido desarrollando más estilos y variantes de Vinyasa Contemporáneo o Moderno, siendo lo más populares Vinyasa Flow Power Vinyasa. Otros muchos profesores registraron sus marcas para sus propuestas concretas (Bikram Yoga, Forrest Yoga, Jivamukti Yoga, Baptiste Yoga, Prana Flow, Rocket Yoga, Anusara Yoga, Yoga Dinámicoetc). Todos estos estilos de prácticas, tantos los contemporáneos nacidos en Occidente como los derivados del Yoga Morderno de Krishnamacharya se pueden englobar bajo el nombre de Vinyasa, Hatha Vinyasa o Hatha Vinyasa Flow.

 

Recientemente se ha hecho más popular las referencias al Tantra, que no son sino el propio origen del Hatha Yoga medieval que dio origen a las prácticas ascéticas, místicas e incluso mágicas que buscaban canalizar la energía o prana a través de los chakras tal y como los conocemos hoy día. Se puede decir que Tantra Yoga sería la práctica que pone más énfasis en el prana y en el flujo de esta energía a través de los chakras. En nuestra escuela nos ideantificamos mucho con el enfoque Tantra Vinyasa Yoga en el que tanto el Asana como los Vinyasa son esencialmente energéticos por la incorporación de kriyas (limpiezas y activaciones energéticas); mantras (sonido y vibración)bandhas (llaves y sellos energéticos), mudras (gestos energéticos); mudrasanas (permanencia en asana), así como pranayama (canalización energética a través de la respiración y su retención).  El propósito del Tantra es la expansión de la Conciencia, así como la unión de las polaridades Shiva~Shakti, o como diferentes tradiciones lo han descrito “el despertar de Kundalini”, siendo su máxima expresión la integración o unión de lo masculino y lo femenino, las energías del Sol y de la Luna, o lo que en culturas adyacentes se representó por Yin~Yang. Así, siendo el propósito dicha unión en las prácticas de Tantra Vinyasa ahondamos en el conocimiento práctico de la anatomía energética de los chakras según el Tantra y su relación con los bhutas (los 5 elementos), los nadis y canales energéticos, etc.

 

Muy popular también hoy en día es el Yoga Restaurativo. El Yoga Restaurativo nos proporciona la máxima adaptación a nuestras necesidades, en caso, por ejemplo, de una lesión reciente o una patología concreta. A través del uso de soportes y ayudas como bloques de corcho o espuma, mantas, cinturones, así como pelotas de tenis, rulos de espuma y otras tantas ayudas con las que abordar la práctica de yoga desde la sensibilidad y con el fin reconstituyente y restaurador de nuestro bienestar.  El Yoga Restaurativo no es un Yoga “Terapéutico” porque no se trata de que con las posturas te recuperes de una lesión o dolencia, sino que aprendas a adaptarte, estar y respirar con ella. La práctica de Yoga Restaurativo puede ser más estática como en una clase de Hatha Yoga o más dinámica como en Vinyasa Yoga, donde, de hecho el propio movimiento consciente es Restaurativo en sí mismo. A esta práctica cada vez le llamamos más profesores Vinyasa Yin o Vinyasa Lunar o incluso “Yin Flow” En cualquier caso, ya sea más estático o dinámico, si es restaurativo se primará la búsqueda de la sensibilidad y el desarrollo de autoconciencia a través de posturas restaurativas, transición es suaves y más tiempo de permanencia en Asana, así como con la ayuda de mantas, cinturones, y otro material con utilidades terapéuticas.

 

Llegados a este punto, con una listado innumerable de estilos, nombres y marcas, lo más sensato, bajo mi punto de vista, es preguntarnos ¿Qué características son comunes a todos los estilos de Yoga (los tradicionales y los modernos o contemporáneos)? Es la pregunta que les planteo a los profesores durante su  formación en nuestra escuela y también te la puedes hacer tú.  ¿Qué nos une a todos los practicantes de los diferentes estilos de Yoga? El Yoga en sí es “unión”. Unión de cuerpo y mente, unión de uno con el momento presente, e incluso de uno con la Divinidad. Que nos se nos olvide: que es siempre más fuerte y poderoso eso que nos une que nos lo que nos diferencia o separa del resto…

 

¡Espero que este post haya sido de tu interés! Si te apetece puedes seguir leyendo otros artículos del blog en www.yogaevolutionschool.com/blog 

 

Recuerda que si quieres recibir en tu email mi blog con artículos y clases online gratuitas como éstas, puedes suscribirte gratuitamente desde aquí.

 

Jorge Cabellos

 

 

Deja un comentario

Sede en Madrid (España)

C/ General Palanca, 24. Cp 28045 – Madrid

info@yogaevolutionschool.com     642 36 39 32

Síguenos

  • Facebook
  • Instagram

Suscríbete al Newsletter

Accede al formulario para suscribirte a nuestro boletín de noticias (newsletter).

Aviso Legal, Política de Cookies y Política de Privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies